Instagram   Instagram     17/11/2018       SUSCRIPCIÓN GRATUITA       CONTACTAR      



El tráfico de cruceros: un reto insoslayable para el Puerto de Tarragona


El Puerto de Tarragona cuenta con opciones suficientes para poder impulsar el tráfico de cruceros, pese a su condición de puerto industrial y a la proximidad del Puerto de Barcelona.



TP. Juan Gallardo
El tráfico de cruceros en la costa mediterránea española, y por lo que respecta a los puertos de interés general, está dominado por el puerto de Barcelona que en 2014 totalizó 2,36 millones de pasajeros; datos estadísticos recopilados por el ente público Puertos del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento.

A considerable distancia del puerto de Barcelona aparecen los puertos de Málaga y Valencia, con 0,4 y 0,37 millones de pasajeros respectivamente (datos de 2014), pero que pese a la diferencia con el primero, destacan de forma importante sobre el resto.

En este sentido, cabe recordar que el puerto de Barcelona deviene en líder de las operaciones “turnaround” de cruceros en el Mediterráneo Occidental, es decir, en las de inicio y finalización de las singladuras o, y todo ello apoyado en la existencia de un aeropuerto internacional de gran tamaño y muy bien conectado, en una imagen de marca muy notoria y ampliamente reconocida, así como en una excelente infraestructura de alojamiento.

El liderazgo de Barcelona ha permitido que se genere una importante diferenciación con respecto a otros puertos históricamente competidores, como Málaga y Valencia, que pese a disponer de similares características en cuanto a oferta de conectividad aérea e infraestructura hotelera, no han podido imitar el éxito de la capital catalana.

Tras los tres puertos de referencia: Barcelona, Málaga y Valencia, se sitúan a considerable distancia los de Cartagena, Alicante, Motril y Almería, con la presencia prácticamente testimonial de los de Tarragona y Castellón.

Cada uno de los puertos citados presenta unas características propias y unas circunstancias específicas, que cabe analizar por separado, toda vez se plantean resultados interesantes en cuanto a tráfico, como es el caso concreto del Puerto de Cartagena.

Una de las primeras cuestiones que conviene remarcar, es que los puertos que presentan un tráfico de pasajeros de crucero de cierta importancia, también disponen de otro de cierta relevancia, relacionado con la existencia de líneas regulares de pasaje de carácter mixto: ferries o Ro - pax.

En este sentido, cabe destacar que el peso del tráfico de pasajeros de crucero sobre el total de pasajeros varía considerablemente, según el puerto analizado:












De acuerdo con los datos expuestos, los puertos más dinámicos: Barcelona, Málaga y Valencia, presentan un importante tráfico de pasajeros derivado de la existencia de líneas regulares, que convive con el de cruceros, en un porcentaje, en términos de peso sobre el total, que varía del 32% del Puerto de Barcelona, al 34,5% del Puerto de Valencia o el 46% del Puerto de Málaga.

Complementariamente, se aprecia la mayor importancia del tráfico de pasajeros derivado de la existencia de líneas regulares en los puertos españoles de interés general más cercanos al norte de Africa, como es el caso de Alicante, Motril o Almería.

Los tres puertos de referencia disponen de una larga tradición en este tipo de operaciones, que conectan tanto a las plazas españolas: Ceuta o Melilla como a los puertos de otros países ribereños del Mediterráneo en el norte de África, como Argelia, Marruecos o Túnez.

Finalmente, y como elemento novedoso, cabe resaltar la tipología del tráfico de pasajeros en el Puerto de Cartagena, cuya totalidad deriva de la existencia de escalas de crucero.

Desde otra perspectiva, es necesario poner de manifiesto que Cartagena es el único puerto de interés general de la costa mediterránea española de carácter industrial que, hasta la fecha, ha tenido un éxito relativo en la consolidación del tráfico de pasajeros de crucero.

Así, cabe recordar que el puerto de Cartagena, junto al de Tarragona y el de Castellón, dispone de refinería de petróleo y de un site químico – energético de cierta importancia, configurándose como un puerto industrial de carácter clásico, complementando su tráfico de hidrocarburos con el de graneles sólidos de diversa tipología.

En este contexto, en los tres puertos de referencia, la mercancía general ostenta un peso limitado, y siempre relacionada con cargas no unitizadas, toda vez el peso del tráfico de contenedores es bajo, pese a crecimientos puntuales, relacionados con el denodado impulso a nuevas terminales.

Sin embargo, el puerto de Cartagena, a diferencia del de Tarragona y el de Castellón, ha captado un significativo tráfico de pasajeros de crucero, sin ser inicio o final de operaciones: “turnaround” o puerto base, y lo ha hecho también sin disponer de una terminal específica o de una infraestructura dedicada, más allá del correspondiente muelle y de unas sencillas instalaciones de acogida.

El éxito del puerto de Cartagena en el tráfico de cruceros, ha venido motivado por:

-. La segregación de tráficos, toda vez existen dos dársenas claramente diferenciadas; Cartagena: contendores, puerto deportivo, instalaciones militares, astilleros y cruceros, y Escombreras: hidrocarburos, graneles sólidos y gas natural,

-. El éxito de las actividades de promoción internacional en el mercado de cruceros.

-. La excelente integración entre el puerto y la ciudad en la dársena de Cartagena, donde es fácil, desde el muelle, acceder caminando al centro histórico y comercial.

La trayectoria de la infraestructura de Cartagena, por lo que respecta al tráfico de pasajeros de crucero, puede llegar a ser emulada por el Puerto de Tarragona, aunque introduciendo sus propias especificidades.

El Puerto de Tarragona sigue siendo un excelente puerto industrial, con disponibilidad de espacios más que suficientes, susceptibles de ser utilizados de forma diversa, y de unos accesos de extraordinaria calidad, tanto viarios como ferroviarios.

Los aspectos más negativos del Puerto de Tarragona con respecto al tráfico de pasajeros de crucero, y comparativamente con el de Cartagena, se fundamentan en:

-. La integración entre el puerto y la ciudad, actualmente claramente peor en Tarragona, por cuestiones de diseño y morfología urbana.

-. La cercanía de Tarragona a un puerto como el de Barcelona que, por su posición actual y enorme potencial, tanto propio como derivado de su hinterland, actúa drenando escalas en instalaciones portuarias próximas.

-. La ausencia de instalaciones específicas para el atraque de cruceros, más allá de elementos de carácter provisional.

Sí cabe matizar que el Puerto de Tarragona cuenta con una marina, habilitada para hibernación de yates de gran tamaño, localizada en la zona geográficamente más próxima a la ciudad. Tal instalación puede acoger cruceros de pequeño tamaño, de hasta 140 metros de eslora, pero no los grandes buques que, en la actualidad, son explotados habitualmente en destinos crecientemente masificados, como el Mediterráneo o el Caribe.

En todo caso, también reseñamos que tanto el puerto de Cartagena como el de Tarragona no cuentan con una terminal o estación de atraque de cruceros específicamente diseñada y construida a tal fin.

Con todo, el Puerto de Tarragona se halla emplazado en un área geográfica que cuenta con un sector turístico sumamente avanzado y con una masa crítica superior, bajo numerosos parámetros, al del entorno localizado en el área Cartagena – Mar Menor (Costa Cálida), por lo que su atractivo resulta indudable.

Así, Tarragona y su entorno inmediato: Costa Dorada, disponen de un tejido comercial y en términos de alojamiento sumamente atractivo, que puede complementar satisfactoriamente las visitas de tipo cultural, monumental o gastronómico puedan realizarse en la zona.

En este sentido, cabe recordar que la experiencia del puerto de Cartagena y de su ciudad, donde los sectores de la restauración y comercial están llevando a cabo acciones específicas para atraer a los visitantes derivados de la actividad de los cruceros, confirma que se pueden adoptar líneas de trabajo que pueden beneficiar ampliamente al tejido empresarial turístico de la zona.

Adicionalmente, el sector turístico puede actuar positivamente promoviendo la oferta en segmentos de alto valor añadido, como la gastronomía, la cultura y el patrimonio histórico (Tarragona romana o ruta del Císter) o las actividades deportivas relacionadas con la existencia de un circuito de campos de golf.

Ello puede atraer a un perfil muy determinado del pasajero de cruceros, que como denominador común, puede contar con un elevado poder adquisitivo.


08/07/2015



Puerto de Tarragona, Port de Tarragona, Tarragona port, Tarragona puerto, Información puerto de Tarragona, Noticias puerto de Tarragona, Empresas puerto Tarragona, Actividad puerto de tarragona, Movimiento puerto de Tarragona, Exportación puerto de Tarragona, Cereales puerto de Tarragona, Containers puerto de Tarragona, Notícies port de tarragona, Informació port de Tarragona, Exportació port de tarragona, Activitat port de Tarragona
Edita: Comunicación Externa S.L. info@tarragonaport.com   Noticias Empresas Actividad Movimiento Exportación Cereales Puerto de Tarragona
Fotografía: Xavi Jurío –Arxiu TP.
Aviso legal   Política de Privacidad   Política de Cookies