T.P.
16/1/2023

Las lentas descargas hacen que se acumulen los barcos a la espera de operar en el Port.

No parece que las tensiones del mercado agroalimentario derivadas de la invasión rusa de Ucrania y de los problemas de la estiba en el Port tengan visos de solucionarse a medio plazo. Ambos factores siguen tensionando las disponibilidades del día. Así, desde Mercolleida, denuncian que ambos factores siguen afectando gravemente al mercado aragonés y catalán del sector.

“Las descargas son exasperadamente lentas en el Port de Tarragona, hay una docena de barcos esperando a ser descargados, esto no avanza, y es un coste que se traslada al coste final del producto”, señala  Miquel Àngel Bergés, director del Mercado de Cereales y Piensos de Mercolleida.  Bergés añade que se “están pagando unos sobrecostes que no son estrictamente debidos al mercado”. El sector estaría abonando, pues, la prima de guerra – “que va para largo y puede recrudecerse”- y la de los problemas de la estiba, que distorsionan gravemente los precios. Por ejemplo, desde Mercolleida, señalan que la “harina de soja ha alcanzado ya el precio más elevado de la historia”, y que “el trigo es el que tiene mayores problemas de disponibilidad”.

Aunque el Port y los estibadores confían en recuperar el ritmo de descargas en las próximas semanas, la operativa se resiente aun más por mala cosecha de cereales de este año en España y Francia, y la crisis energética han obligado a importar mayor cantidad de cereales que en 2021 y ha aumentado en un 25% la llegada de agroalimentarios al Port Tarragona respecto al año pasado.