T.E.
16/12/2022

Un momento de la vista de la ministra a las obras del túnel.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha anunciado que a lo largo de 2023 se pondrá en servicio el tramo Valls-Montblanc de la autovía A-27 de Tarragona, tras una inversión de 143 millones de euros.

“En cuatro años las obras del Coll de Lilla han pasado de ser un proyecto casi olvidado a toda una realidad. Todavía queda trabajo, pero ya se ve la luz al final del túnel. Ya podemos decir que en menos de un año pondremos en servicio esta carretera”, ha asegurado la ministra durante la visita a las obras del túnel de Lilla en Coll de Lilla, en la que ha estado acompañada por el secretario general de Infraestructuras, Xavier Flores; el subdelegado del Gobierno en Tarragona, Joan Sabaté; el alcalde de Montblanc, Josep Andreu Domingo, y la alcaldesa de Valls, Dolors Farré.

Durante su intervención tras la visita a las obras de Coll de Lilla, Raquel Sánchez ha destacado la complejidad del proyecto y el reto que está suponiendo construir el nuevo tramo de autovía de 5,1 kilómetros, que cuenta con tres viaductos y un túnel de 1,5 kilómetros, cuyas obras están ya muy avanzadas. Y es que la excavación de la infraestructura ha entrañado una gran complejidad técnica dada la alternancia y variedad de materiales atravesados (pizarras, conglomerados, areniscas, calizas, argilitas, lutitas, yesos y anhidritas).

“Esta ha sido una obra larga y compleja. Sufrió la parálisis de la crisis y la lentitud burocrática para autorizar un modificado, que finalmente llegó a finales de 2018.  Y, sin embargo, 4 años más tarde podemos comprobar como la obra civil está prácticamente concluida. Quien no confíe en nuestra palabra, que confíe en los hechos, que hablan por sí solos”, ha señalado la ministra tras visitar el interior del túnel de Lilla, que estará altamente digitalizado y contará con un nuevo centro de control desde donde se hará un seguimiento de la vialidad y su explotación.

En esta línea, ha aprovechado para agradecer a los trabajadores su esfuerzo para hacer realidad la variante en el menor tiempo posible y su paciencia y comprensión a los vecinos de la zona.

Con la puesta en servicio de la nueva autovía se ofrece una alternativa de alta capacidad a la N-240 a su paso por Coll de Lilla se ofrece una alternativa de alta capacidad a la N-240 entre Tarragona y Montblanc que mejorará la seguridad y la movilidad en la zona, la conexión con el Port de Tarragona y ayudará a reducir los tiempos de desplazamiento y el consumo de combustible.

Por ejemplo, se mejorará el flujo de comunicaciones por carretera desde y hacia el Port de Tarragona y la Petroquímica, acortando los tiempos de recorrido a través de una vía cómoda y segura. Asimismo, con el Coll de Lilla, la industria ganadera de Lleida y Aragón podrán abastecerse de forma más rápida y eficaz de piensos y exportar su ganado en mejores condiciones por vía marítima, y se abrirá una puerta más de la Costa Daurada al turismo proveniente del interior de la península.

“El Puerto de Tarragona gana una mejor conexión con el interior. Hoy los vehículos pesados tardan 16 minutos en cruzar la N-240. Mañana tardarán sólo 2. Por tanto, esta infraestructura contribuirá enormemente a reducir el consumo de combustible a la par que reduce los costes y, por tanto, beneficia a los transportistas y potencia la competitividad de puerto”, ha asegurado la ministra, que también ha recordado que el nuevo tramo contribuirá al desarrollo económico y social de la zona al facilitar el comercio y la competitividad.