T.P.
25/05/2024

El Port ha ralentizado su crecimiento en la suma de los cuatro primeros meses del año.

El tráfico portuario en el enclave tarraconense ha experimentado una disminución del 5,1% en el primer cuatrimestre de 2024. Según los datos aportados por el organismo público Puertos del Estado, el volumen total movido en el Port en el periodo de enero abril fue de 10.665.398 toneladas, frente a los 11.234.443 toneladas del mismo periodo del año anterior.

La tónica sostenida de buenos porcentajes del primer trimestre se ha visto interrumpida en el mes de abril, en el que el Port ha sumado 2.457.015 toneladas frente a los 2.654.493 de abril del 2023. Y es que en el acumulado de los tres primeros meses de este 2024, el Port de Tarragona registra 2.843.520 toneladas, lo que supone un 0.14% de incremento.

Los grandes puertos del sistema estatal presentan en la suma de los cuatro primeros meses del 2024 mejores resultados, todos en positivo en porcentajes excepto Cartagena (-4,1%) y el ya mencionado de Tarragona.

El conjunto de los puertos de interés general movieron en el primer cuatrimestre de 2024 un total de 185.045.014 toneladas, lo que representa un incremento del 2,2% respecto al mismo periodo del año anterior. Los datos de tráficos de estos cuatro primeros meses del año confirman el aumento de mercancías en los puertos españoles, por causas coyunturales como son los tráficos desviados como consecuencia de la crisis del Mar Rojo. La tendencia que ya se vislumbraba en enero y febrero en datos como los TEUs movidos, se ralentizó en marzo, pero en abril registró un nuevo impulso, que los puertos españoles están absorbiendo gracias a la capacidad de las infraestructuras de que disponen y a la eficiencia de los servicios portuarios para hacer frente a los picos puntuales de actividad.

Siguiendo la tónica general del año, todos los tráficos registraron incrementos entre enero y abril, a excepción de los graneles sólidos, que con 27,3 millones de toneladas, supone un descenso del 12,5% respecto al mismo periodo de 2023, efecto del desplome del carbón (-57,8%) y pese al aumento de productos como otros minerales o materiales de construcción.

La mercancía general mantiene el buen comportamiento, repuntando tras un marzo más débil, y en los cuatro primeros meses del año se incrementó el 8,1% respecto a 2023, hasta 91,8 millones de toneladas, al alza sobre todo la presentación en contenedor, +10,7%, pero con un impulso también en la convencional, +2,7%.

Los TEUs, por su parte,  aumentaron hasta abril un 11,9% respecto al mismo período del año anterior, con 5,85 millones de toneladas, destacando un nuevo empuje al incremento de los contenedores en tránsito (+18,6%). Los graneles líquidos registraron un alza del 1,4%, hasta superar los 60 millones de toneladas, debido especialmente al buen comportamiento de los productos químicos (+83,7%) y la gasolina (+15,9%).