J.A.D.
05/09/22

Las instalaciones en el Port para el tratamiento de mineral son consideradas las mejores del Mediterráneo.

Desde que Endesa cerrará en 2020 la central térmica de Andorra (Teruel) y procediera a hacerlo de forma paulatina (cierre parcial en 2021, que será  total en 2026) con la de Alcúdia (Mallorca),  en cumplimiento de la legislación medioambiental europea vigente, la operativa de carbón en el Port de Tarragona se vio abocada a una drástica reducción de actividad.  La concesionaria Euroports es la empresa que venía suministraba carbón a estas dos centrales, actuando sus instalaciones como ‘hub’ de recepción y distribución de esta materia prima.

Debido a esta bajada de actividad,  a cierre de 2020 el tráfico de carbón y coque de petróleo en el enclave tarraconense sumó 808.000 toneladas, un 65% menos que en 2019. Sin embargo, el pasado año las cifras mejoraron notablemente al alcanzar los 2,2 millones de toneladas, rompiendo así la tendencia negativa que anunciaba una clara merma en volúmenes para los próximos ejercicios.

¿Por qué este cambio de tendencia? La explicación está en las importaciones de carbón por parte de Italia. De hecho, Euroports no ha dejado en todo este tiempo de transportar carbón hacia Italia desde Tarragona, con destino a las centrales que Enel (propietaria de Endesa) tiene allí plenamente operativas. Y aunque el país transalpino también tiene fijados unos plazos de cese de producción de sus centrales térmicas para 2025, como fecha límite, la creciente demanda de fuentes de energía, aceleradas por la guerra en Ucrania, ha disparado el consumo de carbón en Italia. Todo este incremento, ha sido apoyado además por la diferentes comunicaciones que ha realizado la Comisión Europea, permitiendo temporalmente un aumento de la generación de carbón.

La suma de estas circunstancias ha llevado a la infraestructura tarraconense a marcar este año un volumen de 1,8 millones de toneladas en el periodo de enero a julio, un 72% de incremento respecto al mismo periodo del año anterior. Fuentes de Eruoports Ibérica señalan a este medio que “la previsión es que si la situación actual continua se mantenga la tendencia y se termine el año con volúmenes de carbón superiores a los del año pasado”.

El Port de Tarragona dispone de una de las mejores instalaciones de todo el Mediterráneo para acopiar carbón y trasladarlo posteriormente a su destino final. El origen del mineral que llega a Tarragona tiene distintas procedencias, siendo Sudáfrica y Colombia dos referencias, entre otras.

Las terminales que operan carbón y coque en el Port son las situadas en los muelles Catalunya y Navarra. Y los operadores son Euroports Ibérica (descarga y almacenaje) y la sociedad García Munté (almacenaje y clasificación).