Adolfo Utor Martínez es presidente de ANAVE

 

J.A. DOMÈNECH
14/04/2015

 

Preside la Asociación de Navieros Españoles desde el año 2009. Utor es, además, el máximo accionista y ejecutivo de la compañía Baleària, empresa referente en su sector. ANAVE es una asociación activa, con incidencia en la Administración: hace propuestas, elabora informes, vela por los intereses de sus asociados, está presente en innumerables foros, pero también trabaja por las buenas prácticas en el sector.

 

‘El transporte marítimo es el que consume menos energía por unidad de transporte (tonelada x km)’

 

¿Cuál es el volumen de representación de ANAVE en número de buques y capacidades? Actualmente, ANAVE cuenta con 34 miembros de pleno derecho que operan 147 buques con 3.028.491 GT, y además con 10 miembros asociados colaboradores, que no operan buques directamente.

 

Los socios de ANAVE son empresas propietarias de buques, pero otros muchos son asociados sin flota. Nuestros asociados de pleno derecho son navieros o armadores, que operan buques mercantes, ya sea propios o tomados en arrendamiento o en fletamento. Adicionalmente, también pueden ser miembros de ANAVE otras empresas marítimas, como brokers, fletadores, etc. que no operan directamente buques, pero están interesados por el mundo del transporte marítimo.

 

Ustedes defienden al marítimo como el transporte más eficiente en el uso de la energía. No somos solo nosotros. Es un hecho bien conocido que el transporte marítimo es que consume menos energía por unidad de transporte (tonelada x km) y, por tanto, el que genera menos emisiones de CO2 también por tonelada x km, del orden de 6 veces menos que la carretera y entre 50 y 100 veces menos que el avión. Hay muchos estudios que lo demuestran.

 

Y por otra parte ha habido un gran avance en seguridad y medidas medioambientales en los buques… Efectivamente, no sólo se ha progresado en las medidas medioambientales, sino también y esto es muy importante, en las medidas de control de su cumplimiento. Como consecuencia, muchos indicadores muestran que la siniestralidad de los buques mercantes se ha reducido drásticamente. Los vertidos de hidrocarburos por accidentes de petroleros son ahora sólo el 2% de los que se registraban en los años 90, hace solo 15 años, aunque desde entonces el transporte de crudo ha aumentado. El progreso en este campo ha sido extraordinario.

 

También ha descendido la siniestralidad. Según un informe de la compañía de seguros Allianz, publicado hace pocos días, en los últimos 10 años, la siniestralidad general del transporte marítimo (todo tipo de buques) se ha reducido a la mitad en los últimos 10 años. Por tanto, los avances en materia de seguridad son indiscutibles. Al mismo tiempo, el transporte marítimo es el primer y por el momento el único sector económico que cuenta con una reglamentación obligatoria a nivel mundial de sus emisiones de gases de efecto invernadero CO2 (ni el sector aeronáutico, ni el energético, ni ningún otro cuentan con una normativa de este tipo de alcance mundial). También está reduciendo progresivamente sus emisiones de gases contaminantes, como los óxidos de azufre y de nitrógeno. Con el calendario actual, en 5 años se habrán reducido en más de un 85%.

 

Muchas empresas navieras, incluso algunas españolas, están embarcadas en proyectos para promover el uso del Gas Natural Licuado como combustible en los buques, lo cual será muy positivo para la reducción de ambas emisiones. La crisis ha golpeado con dureza a su sector, que sin embargo parece que vive una cierta recuperación. La crisis, tanto en España como en los tráficos internacionales, supuso principalmente, por una parte una importante reducción de la demanda de transporte y, por otra, un endurecimiento del acceso al crédito. Ambos efectos han sido muy duros para las empresas españolas en general y también para las navieras en particular. Por fin, en 2014, los datos de movimiento en los puertos españoles muestran un aumento del 5,1%, alcanzando máximos históricos en varios tráficos. Para los tráficos de cabotaje nacional, el año también ha sido positivo y hemos podido aumentar nuestra actividad notablemente, aunque los fletes y las tarifas de las líneas regulares siguen en niveles muy bajos. Todos confiamos en que esta recuperación se confirme y consolide este año.

 

¿Ha perdido nuestro país fuerza como tradicional potencia naviera mercante? Las navieras españolas operan buques de todo tipo y en toda clase de tráficos, con la única excepción de grandes líneas transoceánicas de portacontenedores. Sin embargo, es indudable que la flota mercante de las navieras españolas es actualmente menor que hace 30 años. España es el segundo país de la UE por superficie, el tercero por comercio marítimo, el quinto por población y por PIB, pero ocupa el puesto décimo tercero por flota mercante controlada. Poniéndolo en positivo, estas cifras demuestran que hay un gran potencial de crecimiento de nuestra flota mercante y que disponemos de navieras que pueden manejar esos buques, si se dan las condiciones necesarias para que puedan operar en condiciones competitivas.

 

Los buques ganan en eficiencia y rapidez. Paralelamente se construyen continuamente nuevas unidades. ¿No puede llegar el momento de un cierto colapso? El mercado de transporte marítimo es muy abierto y competitivo y los fletes se establecen por relación entre la oferta y la demanda. En ocasiones, especialmente cuando los fletes están altos, como se apunta en la pregunta, se suelen encargar demasiados buques nuevos. Así se genera un excedente de oferta de transporte, que hace que los fletes bajen mucho. El mercado de transporte de graneles sólidos (como carbón, mineral de hierro, etc.) se encuentra actualmente en esa situación y sus fletes están literalmente en niveles mínimos históricos de hace más de 30 años. Pero el mercado es cíclico y se autocorrige. En el mes de enero se han desguazado más graneleros que en todo el año 2014. Ahora casi no se están encargando buques de ese tipo. Así se recortará el excedente de oferta y los fletes se acabarán recuperando. Este mercado es cíclico, siempre lo ha sido.

 

¿Cuales son actualmente las principales reivindicaciones de ANAVE frente a la Administración.? Van principalmente en dos líneas: En primer lugar, potenciar el transporte marítimo, frente a otros modos de transporte menos sostenibles. Para ello pedimos, sobre todo, que no se discrimine al transporte marítimo frente a otros modos, especialmente el avión, en terrenos como las bonificaciones a los pasajeros residentes no peninsulares, los programas de viajes del Imserso, etc. También es muy importante que se sigan moderando las tasas de las Autoridades portuarias y las tarifas de los servicios. A la vez, como segunda línea, para que sea posible una recuperación de la flota española, del empleo y de la inversión en el sector, es fundamental potenciar la competitividad de los buques inscritos en el registro especial de Canarias. En este campo estamos proponiendo al gobierno un total de ocho medidas, cuatro de orden laboral y cuatro en el terreno técnico, ninguna de las cuales tiene coste presupuestario para el Estado.

 

No sé si conoce las cifras y capacidades del Puerto de Tarragona, que en 2014 ha tenido un comportamiento notable con crecimientos en prácticamente en todos sus frentes. Claro que conocemos el Puerto de Tarragona y sabemos que en 2014 ha visto crecer sus tráficos nada menos que un 13,9%, sobre todo por una recuperación del 31,6% de los graneles sólidos, pero también los graneles líquidos han subido más de un 8%. Por otra parte, estando situado entre dos puertos con fuerte tráfico de contenedores, como son Valencia y Barcelona, es muy difícil que Tarragona pueda contar con tráficos significativos de este tipo de carga. Cada puerto debe potenciar sus puntos fuertes, y no cabe duda de que para Tarragona los graneles son su baza fundamental. Por otra parte, siempre hemos pensado que puertos como el de Tarragona pueden tener buenas oportunidades en el transporte marítimo de corta distancia si son capaces de ofrecer a los servicios regulares ro-ro accesos más ágiles que otros puertos de mayor tráfico, pero también situados en ciudades mayores y con tráfico mucho más saturado.

 

PERFIL Edad: 53 años. Profesión: Empresario Aficiones: Le gusta el arte y la filosofía. Practica deporte como el senderismo e ir en moto. Rasgos principales de su carácter: emprendedor, perseverante, impulsivo y audaz.