T.P.
13/12/2021

Los biotopos se han instalado a una profundidad de entre 15 y 18 metros (fotos @DCTarraco).

Estos últimos días, los responsables del proyecto para la regeneración de la vida marina en el Port de Tarragona  han llevado a cabo la segunda inmersión de este año del proyecto de restauración de la vida marina con la colocación de biotopos.

Una embarcación y un equipo de submarinistas de Diving Center Tarraco y DeepSea Numerical han sido los encargados en la hora de sumergir las piezas colocadas al fondo marino. Se han instalado losas para el replantado de posidonia, escenarios con ánforas y cavidades parta la vida marina y columnas de un metro cada una. El objetivo es recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero como la sepia, el calamar y el pulpo y las fanerógamas marinas como la Posidonia oceánica.

En esta ocasión la inmersión se ha hecho en el espacio denominado ‘Isla’ situado entre 15 y 18 metros de profundidad delante el Rompeolas o dique de Levante, y en otro lugar llamado ‘Curva’, situado entre 13 y 18 metros de profundidad.

Con esta última inmersión se culmina un proyecto de inmersión de biotopos en tres localizaciones diferentes; la Punta del Miracle, llevada a cabo el pasado 17 de septiembre, ‘’Isla’ y ‘Curva’. Ubicaciones seleccionadas por el equipo de investigación de la URV, en función de las condiciones óptimas para instalar estas estructuras y en función de la detección de espacios donde las comunidades marinas no están plenamente desarrolladas o han sufrido problemas de degradación ambiental.