T.P.
25/06/2021

La nueva terminal ocupará 150.000m2 en el polígono Puerta Centro.

Puerta Centro – Ciudad del Transporte ha sido el escenario de la inauguración oficial de las obras de la PortTarragona Terminal Guadalajara – Marchamalo, una de las más innovadoras plataformas logísticas y de servicios de la península ibérica impulsada por el Port de Tarragona. En este encuentro institucional han participado Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo; Francisco Toledo, presidente de Puertos del Estado; Josep Maria Cruset, presidente del Port Tarragona; Ignacio Hernando, consejero de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha; Alberto Rojo, alcalde de Guadalajara; y Rafael Esteban, alcalde de Marchamalo.

El acto inauguración de la 1a fase de los trabajos de construcción de la terminal ha consistido en la colocación de la primera piedra en forma de urna, en la que previamente, cada autoridad ha introducido un objeto y explicado su significado. Tras la primera parte, dedicada a los discursos de cada administración implicada, se ha procedido a colocar la urna en un extremo del terreno donde se ubicará la futura terminal y en el descubrimiento de una placa conmemorativa.

La infraestructura de transporte intermodal ocupará una superficie de 15 hectáreas en el flanco sur del polígono Puerta Centro – Ciudad del Transporte, junto a la carretera CM-101 e integrado en el corredor ferroviario de Henares. Para Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, la nueva terminal “es una apuesta clara por el transporte por ferrocarril, en consonancia con las políticas que promueve la Unión Europea que favorecen un transporte sostenible y competitivo y motor de crecimiento económico”.

Maroto también ha destacado las ventajas de esta inversión que “supondrá esta puerta abierta al mar para las empresas exportadoras e importadoras de Madrid y su área metropolitana y de Castilla-La Mancha a apenas 6 horas de trayecto en ferrocarril”; hecho que “reforzará aún más el papel logístico e industrial de Puerta Centro-Ciudad del Transporte y de las poblaciones de Guadalajara, Marchamalo y su entorno”.

Para el presidente del Port de Tarragona, Josep M Cruset, “se trata de un proyecto ilusionante que permitirá al Port de Tarragona ampliar su actividad hacia el centro de la península, abrir una nueva ventana de oportunidad para los clientes del puerto y potenciar el rol de nodo logístico estratégico de Tarragona en el Mediterráneo y el sur de Europa”. Cruset, ha situado la PortTarragona Terminal en el centro de la estrategia de crecimiento del puerto”, ya que su entrada en funcionamiento coincidirá con la entrada en servicio del Corredor del Mediterráneo, con el final de la urbanización de la Zona de Actividades Logísticas y con la ampliación de la Terminal Intermodal de La Boella en 2023. Un hecho que Cruset ha calificado como un “momento clave” para el Port de Tarragona que ha bautizado como “Horizonte 2023”.

El acto también ha contado con la presencia de Pablo Bellido, presidente de las Cortes de Castilla La Mancha; Francisco Tierraseca, delegado del gobierno de Castilla La Mancha; José Luis Vega presidente de la Diputación de Guadalajara; Mercedes Gómez, subdelegada del Gobierno en Guadalajara; y Joan Sabaté, subdelegado del Gobierno en Tarragona.

La PortTarragona Terminal Guadalajara – Marchamalo contará con más de 150.000 metros cuadrados en un enclave estratégico en el centro de la Península con la intermodalidad entre ferrocarril y carretera en el centro de la estrategia de negocio. Esta obra tiene un presupuesto total de 15 millones de euros. En la primera fase del proyecto, la iniciada oficialmente hoy, se destinarán 4 millones de euros de inversión para la ejecución de los trabajos de adecuación del terreno y construcción de la plataforma ferroviaria.

El calendario con el que trabaja el Port de Tarragona establece una duración de siete meses para esta primera fase del proyecto, de manera que a principios de 2022 ya estará finalizada. Durante la realización de los trabajos en esta primera etapa, el Port sacará a licitación la segunda fase para una inversión de aproximadamente 11 millones de euros, a fin de eliminar los tiempos muertos en la ejecución del proyecto. De este modo, una vez esté terminada la primera fase, ya se podrá comenzar con la segunda, optimizando el tiempo y acelerando los plazos marcados en el calendario.

Se prevé que la terminal esté finalizada durante el primer semestre de 2023, coincidiendo en fechas con la puesta en funcionamiento del Corredor del Mediterráneo en Tarragona, con la finalización de los trabajos de urbanización y servicios en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Port de Tarragona y la entrada en servicio de la terminal intermodal de La Boella, en la que se prevé invertir unos 20 millones de euros en los próximos 2 años.