T.P.
10/06/2021

El tramo de 460 m se empezó a finales de marzo, desde entonces se han puesto 4.000 m3 de hormigón.

El Port de Tarragona ha terminado los 460 m de viga cantil de la parte exterior del muelle de Balears. Durante esta semana se realizarán las tareas de traslado del carro de encofrado y se empezará a construir la viga cantil del muelle interior, de 270 m. Por esta viga cantil exterior se han utilizado 4.000m3 de hormigón.

Sobre la viga cantil se instalarán las defensas y los bolardos para el atraque de buques. Esta viga se ha calculado de tal manera que, entre su gran peso y la unión con la infraestructura de cajones, sea capaz de soportar los fuertes vientos que tienden a separar el muelle del barco.

La viga cantil se construye con la ayuda de un carro de encofrado, que permite hacer tramos de 10 m. De esta manera, cada día se avanza, de media, un tramo de 10 m. La armadura se prepara fuera del carro, durante la mañana se introducen dentro y una vez en el carro se hacen los repasos finales y se colocan los anclajes de los bolardos y otros elementos auxiliares dependiendo de en qué posición se encuentre.

Una vez está todo preparado, por la tarde se hormigona. El conjunto está pensado para que a la mañana siguiente el hormigón ya endurecido permita que el carro de encofrado se pueda mover con unas ruedas que lleva incorporado, y mediante whinches manuales (herramientas utilizadas para tirar de carga a través de una superficie horizontal) se desplaza a la siguiente posición para volver a empezar con el proceso.

El Port de Tarragona ha ideado esta infraestructura muelle como un muelle multipropósito, de esta manera podrá recibir diferentes tipos de tráficos portuarios ahora y en el futuro. Actualmente, la prioridad es destinarlo a la actividad crucerística y se espera que entre en funcionamiento a mediados de este mismo año.