J.A.D.
07/06/2021

Euroports tiene en el Port terminales de combustibles fósiles, de graneles agroalimentarios y productos forestales.

Seguramente, en las mejores previsiones no se contaba con que la ruta ro-ro que enlaza Tarragona con el puerto turco de Izmir, que inició su andadura el 10 de febrero, registre a día de hoy la plena ocupación. Los cálculos iniciales apuntaban que la nueva línea llegaría a esta situación en un periodo de seis meses. Sin embargo, la excelente acogida ha llevado al actual éxito.

De hecho, Ekol, la empresa logística encarga de la línea marítima, está trabajando para abrir un segundo servicio en esta ruta, que ahora es de una frecuencia semanal. Durante los meses de febrero a abril, el enlace Tarragona – Izmir ha movido un total de 3.311 UTIs (Unidad de Transporte Intermodal).

Con el fin de acoger la futura demanda, Euroports Ibérica ha solicitado a la Autoridad Portuaria el otorgamiento de una nueva superficie del dominio público en el muelle de Cantabria dedicada a la carga rodada. En concreto, Euroports incorporaría en régimen de concesión administrativa 31.609,30 m² en el muelle de Cantabria. Fuentes de la empresa han señalado a TarragonaPort que “estamos muy satisfechos con la evolución de estos meses, por lo que, dada la consolidación de los tráficos, hemos decidido en invertir en mejoras de la terminal”.  Por otra parte, las mismas fuentes argumentan que “creemos que está siendo un éxito para todas las partes y confiamos que continúe creciendo este tráfico para convertirse en uno de los motores del Port”.

A juicio de la compañía, “este tráfico es una apuesta de futuro desde el punto de vista de la sostenibilidad”. Euroports, en este sentido, “está totalmente comprometida con la transición hacia una logística verde”. Por otro lado, “en breve se completará el paso siguiente hacia la intermodalidad del servicio, con nuevas conexiones ferroviarias”, concluyen.

Hay que recordar que esta línea es la conexión más rápida entre un puerto peninsular y Turquía, con un tránsito time inferior a los tres días. La operativa se inicia con la salida del barco desde Turquía los domingos y su llegada a Tarragona dos días y medio después, martes por la noche, posibilitando que los camiones lleguen a las instalaciones logísticas en el interior de la Península el miércoles a primera hora, y a la inversa, cargando en cualquier punto del Estado hasta miércoles por la tarde y librando a cualquier punto de Turquía el lunes.

El Port Tarragona iniciará nuevos servicios por ferrocarril derivados de su ruta con Turquía. Estos servicios unirán Tarragona con el centro de la península, Amberes y Ludwigshafen por tren. El primero de estos nuevos servicios está previsto que entre en funcionamiento en breve y unirá el Port de Tarragona con Azuqueca de Henares (Madrid).

Los otros dos trenes previstos, unirán el Port de Tarragona con dos importantes nodos logísticos del norte de Europa, Amberes y Ludwigshafen. La ruta con Amberes está prevista que entre en funcionamiento en un plazo de dos meses mientras que la ruta con Alemania aún no tiene fecha definida.