Presidenta de la Asociación Provincial de Consignatarios

J.A.D.
18/01/2021

El pasado mes de noviembre la Asociación Provincial de Consignatarios de Buques de Tarragona nombró a Laura Ferrario Barber nueva presidenta de la entidad. Ferrario será la primera mujer que ejerce el cargo de presidenta de esta Asociación centenaria. Laura Ferrario ejerce actualmente como tramp manager en Trascoma, compañía perteneciente al holding Transcoma Shipping.

“Trabajaremos para que los socios puedan aprovechar los recursos y posibilidades que brinda la asociación”.

Más allá de las responsabilidades inherentes al cargo, no deja de ser significativo que sea una mujer la que preside la Asociación por primera vez.

La Asociación Provincial de Empresas Consignatarias de Buques de Tarragona tiene su origen 1914. Tras más de 100 años de historia, es todo un honor para mí haber sido nombrada su presidenta. Somos ya muchas profesionales en el sector, trabajando codo con codo con hombres y otras mujeres. Ciertamente es llamativo que hasta el 2020 no haya sido presidida nunca por una mujer, pero estoy convencida de que no seré la última. Las mujeres estamos totalmente integradas en el sector, creo que vamos normalizando situaciones desequilibradas y espero que, en unos años, la noticia se centre en la presidencia y no en el hecho de ser una mujer.

¿Cuáles serían las líneas generales de su mandato?

Tras un periodo de toma de contacto con la situación de la asociación y relaciones con otras instituciones, la idea es trabajar para que los socios puedan aprovechar los recursos y posibilidades que brinda la asociación. Favorecer la relación con otras asociaciones y entidades, fomentar la participación y comunicación con los socios. Y en general, estar atentos a posibles necesidades de los miembros que puedan surgir ser cubiertas por parte de la asociación.

 Ustedes son los representantes del armador en el puerto, sin embargo su responsabilidad abarca muchos campos. ¿Se le exige al consignatario funciones que no le son propias?

Los consignatarios somos empresas de servicio con vocación de atender. Es habitual que en las operaciones que atendemos, la mayoría de partes que intervienen (si no todas) son empresas de fuera. Estas empresas como el armador del buque, operador comercial del buque, propietario de la carga, empresas de seguro, etc. es fácil que tengan necesidad de asistencia, y el consignatario, como experto local, suele estar disponible para atender estas necesidades. Más que destacar la realización de diferentes funciones, destacaría la dificultad que hay para que las mismas sean retribuidas adecuadamente.

Su profesión, una de las históricas en el marco de las actividades portuarias, no tiene una regulación clara y específica en su acceso profesional.

Efectivamente, los profesionales que acabamos en la consignación, procedemos de estudios muy variados y que frecuentemente poco tienen que ver con el sector. La formación específica se suele recibir una vez dentro de las propias empresas especializadas y es un proceso largo. De hecho, seguimos aprendiendo día a día.

«Las mujeres estamos totalmente integradas en el sector, creo que vamos normalizando situaciones desequilibradas»

Uno de las reivindicaciones de los consignatarios es mirar que exista una mejora en las condiciones de operatividad, especialmente en relación a las tasas y tarifas

En el pasado, existían unas tarifas de agencia oficiales, sobre las que los consignatarios trabajábamos y que solían corresponder al 5-10% de los gastos de escala. Con la Ley de la Competencia, estas tarifas quedaron canceladas. Durante una temporada se utilizaron como tarifas de referencia, pero las diferentes crisis en el sector y una gran competencia con empresa dispares en estructuras de costes, han llevado en varios tráficos a unas tarifas muy ajustadas considerando la  responsabilidad, la formación del prestador de servicio, las horas dedicadas, estructura necesaria y disponibilidad 24 horas.

En este sentido, hay un asunto que parece que está en vías de solucionarse en Tarragona: el PIF

El Punto de Inspección Fronterizo trabaja muy bien y de forma eficiente, faltaría seguir explorando posibilidades para ampliar horario.

El Port de Tarragona ha experimentado un gran cambio en los últimos años, y actualmente tiene proyectos de gran envergadura que van a concretarse a medio plazo. ¿Cómo los valora?

Positivamente, es una suerte que desde el puerto se creen iniciativas de crecimiento que nos benefician a todos. También la voluntad de mejora constante en procesos, comunicaciones, etc.  que se traslada a operativas eficientes y cómodas para las partes involucradas.

Todo ello puede aumentar tráficos y traer diversificación. ¿Cree que hay nuevas parcelas de negocio que podrían implementarse en el Port?

Tenemos un puerto diversificado que además de los hidrocarburos y químicos cubre tráficos como siderúrgicos, agroalimentarios, fruta, cruceros, contenedores, pasta de papel, cargas de proyecto, coches, etc. Las estructuras creadas para atender estos tráficos, generan sinergias para poder atraer nuevos o incrementar volumen con los existentes. La finalización de las obras en marcha y la nueva ZAL, sin duda abrirán nuevas oportunidades de negocio.