T.P.
11/01/2021

La APT destinó más de 44.000 euros a entidades solidarias que luchan contra los efectos de la pandemia.

La política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) del Port cerró 2020 con un total de 44.500 € dados para causas solidarias, especialmente hacia entidades que luchan contra los efectos de la pandemia de coronavirus. Ante esta crisis sanitaria, el Port orientó sus políticas solidarias hacia proyectos y acciones para paliar los efectos negativos de la COVID-19 en un momento social y humanitariamente complejo.

Los principales proyectos en los cuales se han distribuido los recursos económicos destinados a la RSC han sido la atención a personas con discapacidad o enfermedad y en alimentos y atención para personas sin hogar o con pocos recursos.

En cuanto a las iniciativas y asociaciones que han recibido financiación por parte del Port por alimentos y por la atención de personas sin hogar o con pocos recursos, está el Taller Baix Camp y su programa de ayuda alimentaria, la Asociación Socioeducativa Juventud y Vida con el proyecto de Comedor Social en Bonavista o la Fundación Bona Nit y su programa de ampliación de habitaciones para los sin techo que ha agraviado la Covid-19.

Entre las asociaciones y proyectos por la atención a personas con discapacidad o enfermedad hay iniciativas como la del Centro de estimulación cognitiva para el Alzheimer y Unidad de Memoria de la Fundación Rosa Maria Vivar. El Port también ha colaborado con la iniciativa Reencontrémonos! Conecta Con La Vida de la Asociación Mente y Salud la Muralla. Unos proyectos vitales para muchas personas y que la pandemia ha agraviado de forma severa.

Un Puerto solidario

El Port Solidari, formado por un grupo de trabajadores de la APT también realizó donaciones por un total de 15.000 euros a diferentes asociaciones como su Cáritas, Cruz Roja y el Banco de los Alimentos.