T.P.
7/01/2020

El tráfico ro-ro puede experimentar un notable crecimiento en el Port.

El Port de Tarragona tiene previsto acoger el próximo año una nueva línea de Ro-Ro que uniría el enclave con Turquía. En unas recientes declaraciones, el presidente de la Autoridad Portuaria, Josep Maria Cruset, apunta que este nuevo enlace podría tener en principio frecuencia diaria. La Autoridad Portuaria no ha ofrecido más detalles sobre esta nueva operativa, a falta de concretar algunos datos.

El tráfico Ro-Ro en la dársena es, hasta la fecha, uno de los menos representativos en su volumen. Con los últimos datos disponibles, a cierre de noviembre del pasado año se movieron en el Port un total de 161.638 toneladas mediante este tipo de operativa, lo que supone una disminución del 40% respecto al mismo periodo enero-noviembre del 2019.

Entre las 28 autoridades portuarias de titularidad estatal, Tarragona ocupa en este tráfico el puesto número 18. Sin embargo, su potencial es enorme. El transporte de cargamento rodado se vería especialmente beneficiado en el Port ante la expectativa de tráficos que generaría la futura ZAL, así como la plataforma logística de Puerta Centro en Guadalajara, en la que el Port está ultimando la futura operativa de un puerto seco propio.

El más importante proyecto que el Port tuvo en este tipo de tráficos fue la puesta en marcha en agosto del 2012 de una línea con Vado-Ligure (Italia), operado por la naviera ASA Lines. Con dos frecuencias semanales, aquella línea no tuvo continuidad, al no alcanzarse los objetivos previstos.