T.P.
19/10/2020

El emplazamiento del último de los 11 cajones dibuja la línea de atraque del muelle.

El muelle de Balears toma forma con la colocación de todos los cajones. El dique flotante “Mar del Aneto” ha finalizado su tarea para el Port. Los técnicos también han acabado la colocación del último cajón. En estos momentos la construcción del nuevo muelle se encuentra al 40% del total siguiendo los plazos marcados.

La parte más compleja de la obra de construcción del muelle de Balears llega a su final. La construcción y la colocación de los 11 cajones ha durado aproximadamente tres meses desde su inicio a finales de julio. “Todo ha funcionado sin ninguna traba”, explica Carles Segura, director de Infraestructuras y Conservación de la Autoridad Portuaria.

La última operativa de colocación de los cimientos de hormigón se realizó ayer por la tarde, después de que el cajón hubiera sido botado el pasado miércoles en las inmediaciones del muelle de Catalunya.

Tanto el proceso de fabricación como el de colocación eran de gran complejidad y han necesitado de la colaboración de diferentes servicios portuarios. En la fabricación de los cajones ha trabajado de forma simultánea entre 50 y 60 personas a turnos las veinticuatro horas los siete días de la semana. La cadencia de construcción ha sido de un cajón por semana, la misma que para su colocación.

Cada uno de los 11 de los cajones fabricados tiene 41,05 m de eslora, 16,75 m de manga y 21,30 m de altura. El peso de un cajón vacío es de 7.288,80 toneladas, mientras que lleno se calcula que será de 33.440,65 toneladas. Para el forjado de estos 11 cajones se han destinado más de 3 millones de kg de acero.