Jordi Salvat
09/07/2020

El presidente del Port de Tarragona, Josep Maria Cruset, presentando el Plan, con uno de los vehículos eléctricos incorporados recientemente a la flota portuaria detrás.

El Port de Tarragona ya tiene su hoja de ruta para la próxima década para reducir su impacto ambiental en el territorio. Este jueves, 9 de julio, su presidente, Josep Maria Cruset, ha presentado el nueve Plan de Sostenibilidad Agenda 2030, con el horizonte de reducir a cero la huella de carbono de la Autoritat Portuària de Tarragona (APT) de aquí a diez años. Se trata de un documento que recoge 23 objetivos y 82 de acciones agrupados en tres bloques: Sostenibilidad ambiental, Crecimiento sostenible y Compromiso social. Con este plan, el Port de Tarragona hace suyos los 17 objetivos de la ONU incluidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

“Es un documento muy ambicioso porque marca unos objetivos muy potentes, pero parte de una visión realista. Le dedicaremos todos nuestros esfuerzos y en el presupuesto de 2020 ya hay las partidas por las primeras acciones. Se trata, además, de objetivos medibles y cada año podremos evaluar su logro en los diferentes ámbitos”, explica Cruset, que destaca el trabajo hecho hasta ahora por el Port de Tarragona en cuanto a las medidas medioambientales y pone el ejemplo de la rehabilitación de la antigua sede de la Autoritat Portuària, un proyecto que cuenta con una subvención de 1,6 millones de euros de fondos europeos por los criterios de sostenibilidad que se están aplicando. Concretamente, en este año 2020 el Port invertirá un millón de euros en diferentes acciones del Plan de Sostenibilidad y el 2021 ya serán tres millones.

En el primer bloque del Plan, titulado Sostenibilidad ambiental, las acciones se enmarcan dentro de las cuatro líneas de actuación: agua, aire, biodiversidad, y gestión de residuos y economía circular. De entre los 11 objetivos de este bloque, Cruset destaca especialmente dos: la restauración, mejora y potenciación de los hábitats naturales de la zona Red Natura 2000, cerca del casco urbano de la Pineda (Vila-seca); y la recogida y reutilización del agua de la lluvia en el nuevo espacio de la Zona Logística de Actividad (ZAL) mediante la construcción de un depósito de 1000 m³. Cruset también avanza el proyecto de creación de biotopos marinos para la regeneración de la vida marina y la apuesta por la recuperación de la biodiversidad autóctona con la creación de nuevos espacios verdes. Estos biotopos forman parte de un proyecto de colaboración con la URV que permitirá la regeneración de especies de interés como el calamar, la sepia y el pulpo. En el apartado de la mejora de la calidad del aire, el presidente del Port ha explicado que el Plan prevé la instalación de nuevos captadores y la aprobación de más instrucciones operativas.

“El crecimiento del Port de Tarragona pasa por la transición energética, la digitalización de los procesos y el impulso de infraestructuras que favorezcan la mejora de la eficiencia, la competitividad y la conectividad entre las personas”, afirma Cruset sobre el bloque de crecimiento sostenible, que es el que de una manera más determinante permitirá una compensación de las emisiones de CO₂ de la APT de un 96% a finales de 2021 y del 99% a finales de 2030, a través de acciones como por ejemplo, la contratación de energía verde y la electrificación mojado de Cruceros. El Port, además, continuará apostando por la Instalación de placas fotovoltaicas para la utilización de energía renovable, que reducirá la demanda de energía de red. Y seguirá transformando su flota de vehículos en una flota eléctrica, a la vez que fomentará que la del resto de la comunidad portuaria haga el mismo. En este apartado, el Plan de Sostenibilidad también prevé el estudio de energías alternativas como el hidrógeno, que tienen una aplicación muy amplia (camiones, maquinaria terrestre, embarcaciones de servicios, cargueros, grupos electrógenos, etc.) y, también, el fomento del transporte con ferrocarril, que ya está dando sus primeros frutos con el aumento de los envíos de cereales hacia Lleida, Vic y Aragón.

Finalmente, el tercer bloque temático del Plan extiende la acción de este instrumento al área social. Un ámbito en que el Port ya ha obtenido resultados tangibles durante muchos años. Cruset ha hecho una firme defensa de la apuesta por una nueva política de comunicación con el entorno basada en la transparencia, el rigor y la inmediatez, por la creación de nuevos órganos de participación, etc. “Y de la cual el Plan de Sostenibilidad es uno de los pilares”, ha afirmado. El Port trabaja para mantener una comunicación fluida y constando con la ciudadanía mediante nuevos canales de comunicación que estimulen la participación, la consulta y la comunicación directa con la organización. La apuesta por la potenciación del uso de las redes sociales son un ejemplo, ha subrayado el presidente del Puerto. En esta línea de aproximación del puerto a la ciudadanía, y especialmente a los colectivos menos favorecidos, Cruset destaca algunas acciones de este bloque, como por ejemplo, la adecuación espacios públicos como circuitos inclusivos para fomentar el uso entre las personas con más dificultades; el fomento del apoyo a colectivos de riesgo -Ayudas Sílvia Cuesta, programa ayudas RSC, relación con la sociedad y entidades vecinales, etc.- y la instalación de un sistema de información a los usuarios del KM0 en el dique de Levante en los días de fuerte viento por si se produjera, alertar de un episodio de presencia de partículas.