T.P.
06/07/2020

Petroquímicos, por su porcentaje en todo el movimiento, ha sido uno de los tráficos más afectado.

El Puerto de Tarragona ha sumado en mayo un total de 1.826.213 toneladas, un 40% menos que en el mismo mes del año anterior. En el acumulado de enero a mayo, el volumen de tráfico se sitúa en 10.903.632 toneladas, lo que representa un 23% menos que en el mismo periodo del 2019.

En estas cifras, proporcionadas por la estadística de Puertos del Estado,  confluyen varios factores, más allá de los efectos de la pandemia del Covid. Por una parte, los marcados descensos del tráfico de carbón, en el que el Puerto había sido un referente en el Mediterráneo, y que con el cierre de las centrales térmicas a las que alimentaba (Andorra en Teruel y Alcúdia) dejará de ser uno de sus principales tráficos. Por otra parte, el accidente en enero de la planta de IQOXE, que supuso prácticamente un mes de ralentización del tráfico de petroquímicos, y, finalmente,  las consecuencias del temporal Gloria del invierno pasado.

En todo caso, estos descensos de tráfico están en la línea del conjunto de los puertos del sistema portuario estatal, aunque en el caso de Tarragona, el volumen se ha visto muy penalizado por los tráficos a la baja en petroquímicos que suponen el principal movimiento de mercancías del enclave, con una media mensual estadística del 70% de todo el movimiento portuario.  Así, en el acumulado de enero a mayo, el Puerto ha experimentado en estos tráficos un descenso del 15%, situándose en 7.702.159 toneladas.

A pesar de esta fuerte bajada, el enclave sigue marcando, con las cifras a cierre de mayo, la séptima posición en el ránking estatal de autoridades portuarias, por detrás de los puertos de Algeciras, Valencia, Barcelona, Bilbao, Cartagena y Huelva.