T.P.

03/07/2020

Cruset ha ofrecido argumentos del potencial económico del territorio.

El presidente de Puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset, ha sido lo principal ponente en el webinar organizado por la Cambra de Comerc de Tarragona, con la participación de su presidenta Laura Roigé Pons, y el presidente de la Fundació Cercele dInfraestructures, Pere Macias, y con la presencia de 150 asistentes.

La conferencia de Josep Maria Cruset titulada “Impacto de la Covid-19 en el tráfico portuario y propuestas de futuro” se ha centrado en destacar las fortalezas del entorno, del territorio y las del Puerto de Tarragona como motor de recuperación económica del territorio. A pesar de una diagnosis con cifras y comportamientos preocupantes, el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT) ha destacado las buenas perspectivas de futuro de una infraestructura que es decisiva por el crecimiento económico y la vertebración del territorio. Cruset ha pedido “confianza en la fortaleza económica e inversora del Puerto como motor de recuperación económica del territorio”.

Los tráficos del Puerto de Tarragona se han visto afectados por la pandemia del Covid en cifras similares a las del conjunto del sistema portuario de la península. El puerto tarraconense ha registrado una reducción del 25% de los tráficos en el primer semestre del año. De este porcentaje, unos seis a ocho puntos son atribuibles a los efectos directos de la pandemia y el resto a “factor previstos” como la reducción del carbón y de la sal potásica. Cruset ha destacado que el Puerto ha tenido que hacer frente a otros “factores imprevistos” que se han añadido a los anteriores: el temporal Gloria, el accidente de IQOXE, el conflicto internacional del crudo de petróleo, la producción nacional de cereales… que también han afectado y afectarán a los tráficos de este año.

A pesar de la ralentización de la actividad económica, Cruset ha destacado que “el Puerto ha estado en todo momento abierto y operativo”.  El presidente del Puerto ha expuesto que el territorio está ante una importante “ventana de oportunidad” ante la saturación de otras áreas metropolitanas. Tenemos – ha explicado – un potencial de infraestructuras muy grande”. Contamos con infraestructuras como el puerto, el aeropuerto y conexiones terrestres con el resto de la península y el norte de Europa, que nos sitúan como nodo estratégico. Que – además- ha añadido Cruset, se ve reforzado por un polo industrial y petroquímico muy importante, una universidad de prestigio, etc. que nos sitúa en una muy buena posición para competir”.

“La pandemia tampoco ha supuesto un freno en las obras y proyectos estratégicos del Puerto de Tarragona”, ha afirmado Cruset. La Autoridad Portuaria ha continuado trabajando en los proyectos que lo tienen que permitir mejorar su posicionamiento y ser competitivo en los próximos 20 años.

Cruset ha hecho hincapié en los proyectos más relacionados con “la estrategia global del Puerto de Tarragona” firmemente asentados en las ventajas competitivas que ya posee el puerto actualmente: gran calado y muelles para barcos de grandes dimensiones, alta capacidad de almacenamiento, sistema eficiente de entrega de productos, servicios auxiliares concentrados, conexión intermodal potente, etc.

“Este excelente posicionamiento de partida -ha expuesto Cruset- se verá reforzado con las inversiones en el Moll de la Química, la urbanización de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), el desarrollo de la Terminal Intermodal de Guadalajara y la construcción del contradique Els Prats y de los muelles adyacentes”. Unos proyectos que el presidente del Puerto ha situado en el horizonte del año 2022 y siguientes y que supondrán un salto cualitativo para el Puerto en términos de capacidad operativa, de competitividad y de generación de actividades en el territorio.

En este sentido, Cruset, ha puesto  énfasis en la oportunidad estratégica que supone para el territorio la nueva Zona de Actividades Logísticas en el término municipal de Vila-seca, si tenemos en cuenta la saturación otras áreas metropolitanas y la carencia de suelo logístico en la 1.ª y 2.ª coronas de Catalunya. “El millón de metros cuadrados de la ZAL supondrán la atracción de inversiones, la generación de actividad empresarial y la creación de más de 3000 puestos de trabajo en el territorio”, ha subrayado el presidente del APT.