T.P.
29/06/2020

El Puerto de Tarragona trabaja en la reducción de emisiones en las operativas que se llevan a cabo en las instalaciones portuarias. El ejemplo más claro se ejemplifica en la logística del cereal. La apuesta por el ferrocarril ofrece como resultado unas cifras espectaculares de reducción de las emisiones de C02 y de dióxido de azufre, entre otros beneficios.

En un estudio realizado por la Autoridad Portuaria, que toma como ejemplo la operativa actual de trenes de agroalimentario, señala que por cada 900 toneladas movidas en tren se producen 4,51 toneladas de emisiones de C02, frente a las 16,93 toneladas emitidas si ese mismo volumen de  transporte se realizara en camión (ver cuadro).

Los cálculos tienen como base los cinco trenes semanales operados por el Grupo Alendi desde el Puerto hacia Zuera (Zaragoza), con un total de 4.500 toneladas por semana. La proyección de esta carga permite estimar que este movimiento de agroalimentario por ferrocarril moverá al menos 207.000 toneladas anuales con la circulación de dos trenes diarios (ida y vuelta) versus los 70 camiones (35 camiones de ida y 35 de vuelta) que se necesitarían para mover 900 toneladas diarias. La operativa ferroviaria supone la eliminación en un año de aproximadamente 16.100 camiones-trayectos circulante por las carreteras.

Los efectos positivos se multiplicarán en el momento que el Grupo Samca pueda recuperar su transporte de, al menos, un tren semanal de cereal hacia su terminal en Monzón.