T.P.
14/05/2020

El Museo forma parte del espacio de uso ciudadano del Puerto de Tarragona, la marca cultural Moll de Costa

El Museo del Puerto abrió el 13 de mayo de 2000 con el fin de dar a conocer el patrimonio portuario del Puerto de Tarragona. Un almacén construido en el primer tercio del siglo XX era el edificio idóneo para exponer el fondo patrimonial portuario. Atendido el gran volumen de la mayoría de las piezas exhibidas, la amplitud de espacio que ofrecía esta antigua nave de depósito de mercancías, permitía plantear un discurso integrador con los objetos.

El uso ciudadano y cultural en que el puerto había especializado el Moll de Costa avalaba la ubicación de este espacio que, con el tiempo, ha ido recuperando y salvaguardando el patrimonio marítimo y portuario de nuestra costa. Con el tiempo, las donaciones de particulares han nutrido de más objetos el Museo, objetos también vinculados con el mar y a sus realidades.

Las actividades pedagógicas han sido una ventana abierta, donde el Museo del Puerto ha puesto los cinco sentidos. Congresos, conferencias, talleres familiares, actividades destinadas a estudiantes de educación infantil hasta la universidad. Y los datos constatan un gran éxito de participación, una media de 9.000 alumnos visitan cada año este espacio y el emblemático antiguo refugio. Pequeños y jóvenes que proceden de diferentes regiones, Catalunyaa, Aragón, Valencia, Madrid e incluso, últimamente de escuelas francesas que realizan estancias lingüísticas en la ciudad de Tarragona.

El Museo presenta un recorrido por la historia del Puerto a través del tiempo, desde que los romanos desembarcaron hasta la actualidad. La vida en los muelles, los tipos de pesca, las actividades deportivas, las embarcaciones y las mercancías vinculadas a nuestro mar.

La excepcionalidad de su 20.º cumpleaños también ha venido marcada por dos situaciones bastante especiales, Por un lado la COVID 19, y por otra las obras de mejora de su espacio, una remodelación integral que supone el cierre provisional del Museo hasta la finalización de las obras. El espacio cultural tenía previsto celebrar este cumpleaños al Tinglado 2 del Moll de Costa, nueva suyo provisional del Museo donde se han trasladado parte de los contenidos.

Durante estos años el museo ha querido mostrar como la historia de la realidad portuaria englobaba tres tipologías de puerto; el comercial-industrial, el pesquero y el deportivo. En un primer momento el comercial tuvo más presencia porque era el principal patrimonio pero a lo largo de los años las donaciones, cesiones y alguna adquisición, excepcional, hizo que el mundo de la pesca y el deporte, representados por el Serrallo y el Club Náutico, tomaran relevancia e implicación.

El Museo ahora se encuentra en una fase de remodelación que consiste en la rehabilitación integral del edificio con una duración de 10 meses que afecta una superficie de 2.600 m² construidos y permitirá el aumento de la superficie expositiva en unos 600 m². Al mismo tiempo, el Museo del Puerto renueva completamente el relato expositivo.