J.A.D.
10/02/2020

El tráfico hortofrutícola en el Puerto de Tarragona ha experimentado una fuerte caída en 2019, año en el que se registraron 188.160 toneladas movidas, por las 508.906 toneladas del 2018, según  datos de Puertos del Estado. Esto supone un descenso del 63%.

El enclave tarraconense fue en 2018 el sexto puerto en volumen de los 25 del Estado que mueven este tipo de mercancía. Sin embargo, en 2019 ha perdido una posición, y lo que es más significativo: presenta el descenso en porcentaje más importante entre las infraestructuras estatales que operan en este tipo de tráfico.

Tarragona, pese a la caída, sigue siendo un puerto de referencia especialmente en el tráfico de fruta.

Con un movimiento de media anual, durante los últimos diez años, de unas 188.020 toneladas (10.342 toneladas de exportación y 177.668 toneladas de importación) el Puerto tiene relaciones comerciales con 28 países de todo el mundo.

En el conjunto del  sistema portuario español se movieron el pasado 2019 un total 12.034.742 toneladas de frutas y verduras, cifra que supone un crecimiento de un 4% con relación a 2018, cuando se alcanzaron las 11.571.500 toneladas.

Del volumen total anual, más de dos millones de toneladas correspondieron a exportaciones de productos españoles, que se han elevado un 14% anual, y otros 5,5 millones, a productos en tránsito, con un crecimiento con respecto al año inmediatamente anterior de un 13,4%.

El puerto de Algeciras es el que más frutas y verduras mueve de todo el sistema, con un total anual de 4.738.024 toneladas y un ascenso con relación a 2018 de un 11,39. Tras él se coloca Valencia, con 2.087 toneladas anuales de frutas y verduras, lo que implica un crecimiento anual de un 21,32%. Por su parte, el puerto de Barcelona, con un ascenso anual de un 12%, alcanza las 1.933.880 toneladas de frutas y verduras en todo 2019.

Por crecimientos porcentuales dentro de este tráfico, durante el pasado ejercicio destacan especialmente las evoluciones vividas por los recintos portuarios de Huelva, Almería y de Villagarcía, con sendos incrementos de un 99,64%, de un 83,09% y de un 72,42%, respectivamente en cada caso.