T.P.
28/01/2020

La empresa pública Ports de la Generalitat, adscrita al Departament de Territori i Sostenibilitat, llevará a cabo obras de emergencia por un valor estimado de 7 millones de euros en los seis puertos catalanas que han sufrido más daños a consecuencia de la borrasca Gloria. El Comité interno y los técnicos de obras de Ports de la Generalitat se reunieron el pasado viernes con carácter de urgencia para planificar las obras de emergencia a ejecutar en los puertos de las Cases d’Alcanar, l’Ampolla y l’Ametlla de Mar, Blanes, Sant Feliu de Guíxols y Palamós.

L’Ametlla de Mar

Una vez hecha la primera evaluación de los daños, se sabe que el fuerte oleaje han afectado partes del dique de cobijo y otras infraestructuras. Ahora, se hará un estudio técnico para actuar de emergencia y reforzar las piezas de piedra del rompeolas exterior del dique. También ha habido daños menores en el suministro eléctrico y muchos restos del mar por encima de los muelles, que ya se están limpiando.

L’Ampolla ha sido uno de los puertos más afectados.

L’Ampolla

El puerto ha sufrido muchos desperfectos por el temporal y la zona portuaria se inundó por el incremento del nivel del agua del mar y por el torrente que bajó a causa de las fuertes tormentas. Una vez hecha una primera evaluación de los daños, se han detectado afectaciones estructurales al dique de cobijo y el rompeolas exterior y a los muelles, por lo cual se hará una actuación de emergencia. Previamente, se hará un estudio técnico en carácter de urgencia y después se ejecutarán las medidas que indique el estudio técnico.

Cases d‘Alcanar

Después de una primera evaluación, se ha visto que el dique ha quedado afectado en su parte final, por lo cual se ejecutará una actuación técnica de emergencia aportada por un estudio técnico. El estudio indicará cuál es la mejor solución técnica para reforzar la parte del dique afectada.

Actualmente, Puertos de la Generalitat tiene en licitación un proyecto para hacer un ensayo en una piscina de modelos del puerto y el estudio que se derivará, y que servirá para buscar soluciones en un puerto que es vulnerable a los temporales. El objetivo es mejorar la agitación interior ante los temporales que afectan al puerto.