T.P.
18/11/2019

Ports de la Generalitat invierte 548.000 euros en las obras de reordenación del muelle comercial del puerto de la Ràpita. La actuación permitirá adecuar los accesos en la escuela de buceo, ordenar mejor las zonas y prevé también la construcción de un almacén y la mejora de los suministros de los servicios para todas las actividades que se desarrollan. La voluntad de Ports es que esta inversión permita optimizar las actuales instalaciones, dar un mejor servicio a las operaciones que se llevan a cabo y reactivar la dársena comercial como polo de actividad y dinamizar económico del puerto, el municipio y su entorno.

El muelle comercial del puerto de la Ràpita tiene una longitud de 465 metros, 14.000 metros cuadrados de superficie descubierta, una nave cubierta de 1.200 metros cuadrados y un edificio de oficinas de 165 metros cuadrados. Este muelle inicialmente se destinaba a la operativa de mercancías y el tráfico de cruceros, pero como la nave para almacenar mercancías está en desuso, se ha promovido una actividad de astilleros dentro de la nave, así como la escuela de buceo a la explanada del muelle.

El Port de la Ràpita continúa incorporando mejoras a sus infraestructuras. (foto Ports Generalitat).

Las obras han empezado por el desmontaje de los carriles metálicos por donde circulaban las desees pórtico. El proyecto adecua la infraestructura y hace una reordenación en planta para transformar una explanada para el muelle comercial en una explanada polivalente en que convivan actividades diversas.

La actuación también refuerza el muelle con una nueva viga a lo largo de los 465 metros de longitud de la infraestructura. También reordena los accesos en la zona de la escuela de buceo con la incorporación de zonas de estacionamiento. Igualmente, se crean accesos independientes para el resto de actividades que se hacen al muelle, sin afectar la maniobrabilidad de los camiones cuando van a la báscula. Además, se construye un almacén para guardar las herramientas y la maquinaria destinada a la estiba de los barcos comerciales.

En cuanto a los servicios, en  la nave en que se construyen barcos pesqueros, se hace una adecuación con nuevas zanjas para mejorar los servicios de agua potable, cañerías para el saneamiento, y redes eléctricas y de telecomunicaciones. El alumbrado de la nave se cambia por luminarias con tecnología LED para ahorrar recursos energéticos.