J.A.D.
11/10/2919

El Puerto de Tarragona registró un mes de agosto espectacular, con 2,9 millones de toneladas movidas, un 16,4% más respecto al mismo mes del año anterior. Esta cifra hizo que en el acumulado de enero a agosto, el enclave sumara 22,3 millones de toneladas, un incremento del 6,5% comparado con los primeros ocho meses del 2018.

Tomando como referencia la última estadística de movimientos de Puertos del Estado, la del mes de agosto, vemos que el enclave tarraconense ha sido el de mayor porcentaje de crecimiento en graneles líquidos en ese mes de todas las autoridades portuarias del Estado, con un trasiego de 1,9 millones de toneladas, lo que representa un crecimiento del 21,5%.

Agosto, la última estadística disponible, presenta unos porcentajes históricos.

En este capítulo de los graneles líquidos, estuvieron en los primeros lugares, como ya es tradicional, los puertos de Algeciras (3 millones de toneladas/+15%), Cartagena(2,4/+4,4%) y Huelva (2,3/16,4%), pero ninguno de ellos, como vemos,  con el porcentaje de crecimiento anotado por el Puerto de Tarragona.

En el apartado de graneles sólidos, el comportamiento en volumen ha sido todavía mejor, ya que ha situado a la infraestructura local como segundo puerto de titularidad estatal, con 835.000 toneladas movidas (+19,4%), siendo en porcentaje de crecimiento, el tercero. El primer lugar lo ocupó Gijón con 1 millón de toneladas (+43,5% ). En tercera posición se sitúo Castellón (788.000 toneladas/ 15%+) y Huelva, en cuarto lugar (592.000/ 33%+).

Hay valorar estas cifras en sus justos términos, puesto que el enclave tarraconense tiene en los graneles líquidos la operativa de mayor peso. A diferencia de las autoridades mencionadas, muy especialmente las de Algeciras y la de Cartagena, a las que habría que sumar las de Barcelona y Valencia, el puerto tarraconense alcanzaría una muy notable posición en el ranking absoluto si mejorara una de sus grandes apuestas que no acaba de despegar, como es el tráfico de teus, en el que estos otros puertos mencionados registran grandes movimientos y equilibran sus volúmenes.