T.P.
04/10/2019

Buscar mercados alternativos y adaptarse a los obstáculos logísticos y administrativos que supondrá la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea. Estas son las recomendaciones que sintetizan la jornada sobre el Brexit que hoy ha acogido la Cámara de Comercio de Reus.

Han tomado parte Guillermo Kessler, Subdirector General de Comercio Internacional de la Secretaría de Estado de Comercio; Jordi Andreu Solé, Jefe de Demarcación de Aduanas de la Agencia Tributaria; y José Ignacio Pradas, Director Territorial del ICEX en Cataluña. También ha intervenido Marta Doménech, Coordinadora de la Comisión de Internacional de la Cámara de Comercio de Reus, que ha constatado «la gran inquietud que existe entre las empresas del territorio ante los obstáculos que provocará este cambio geopolítico los sectores que tienen relación comercial, como el agroalimentario o el turístico «.

Los ponentes de esta jornada han coincidido en que el Brexit será «salvaje» y han descartado un escenario con acuerdos de última hora que puedan suavizar la situación de las empresas que tienen relaciones comerciales con este país. «El Reino Unido pasará a ser un país con el que no hay ningún tipo de acuerdo comercial, y eso implica más costos, más dificultades logísticas y administrativas. En definitiva, una pérdida de competitividad de aquellas empresas que venden sus productos en el mercado británico «, explicó José Ignacio Pradas.

Pradas ha recordado que el Reino Unido es la tercera economía de la UE y el quinto socio comercial español, una relación «que es más intensa en las comarcas de Tarragona en sectores como el químico, el turístico o el agroalimentario, que resultarán especialmente afectados «. Pradas ha recomendado a las empresas especialmente expuestas a este brusco cambio geoeconómico por su dependencia del mercado británico que, por un lado, busquen mercados alternativos y que, por otro, se pongan en manos de agentes aduaneros y otros operadores autorizados para adaptarse administrativamente a la nueva situación que, si no hay sorpresas, se hará efectiva a partir del 1 de noviembre.