J.A. DOMÈNECH
16/09/2019

El encefalograma comercial de la carga aérea en Reus es absolutamente plano.   Aunque clamen algunos políticos y sectores empresariales locales, la carga área parece no tener recorrido en el aeropuerto de  Reus. Así  lo atestiguan, por un lado, las cifras, prácticamente nulas en los cinco últimos años. Y por otro, la evidente ausencia de demanda, a la que se añade  la competitividad de aeropuertos muy cercanos. Todo ello no hace que se vislumbre un cambio de tendencia.

Desde hace años, se viene lanzando al aire la especie de que debería potenciarse la carga aérea en el aeropuerto de Reus, como gran apuesta de futuro. Y estas proclamas se han realizado, en su mayoría,  sin entender cómo funciona este sector, y casi siempre buscando a  un responsable, y el más cercano en este caso es Aena, el ente público gestor de los aeropuertos en nuestro país.

El aeropuerto parece no tener futuro en este sector. Foto: Aena.es

Vayamos con las estadísticas. Según señalan fuentes del organismo público a este medio, en lo que llevamos de año no se ha producido ninguna operación en carga aérea en el aeropuerto reusense. El mismo resultado se registró en 2018, 2017 y 2016. Para encontrar las últimas operaciones de este tipo hay que remontarse al 2015, cuando por el equipamiento pasaron solo 10 kilos de mercancías. En 2014 habían sido 700, siempre según las estadísticas públicas de Aena.

Pero es que cuando ha habido algún movimiento significativo, “se ha debido a que en otros aeropuertos no se podía hacer esta operativa, por diversas circunstancias, y se ha desviado al de Reus”, explican las mismas fuentes. Aena subraya que, en todo caso, “tenemos la infraestructura de Reus a disposición de la demanda”.

Y es que el aeropuerto de Reus no escapa a la dinámica general del mercado, es decir,  que “la decisión de operar mercancías es exclusiva de las compañías aéreas, en función de sus intereses estratégicos y políticas comerciales, así como de las condiciones del mercado”. Esta fue la respuesta del Gobierno a una pregunta efectuada desde el Parlamento hace unos meses.

La demanda en este sector se concentra en muy pocos aeropuertos (Madrid, Barcelona, Zaragoza y Victoria, entre los principales). Respecto a la operativa, a diferencia de hace unos años, la carga aérea ya no solo opera en horarios nocturnos, lo que ofrecía una amplia disponibilidad de slots hasta llegar a su saturación horaria, sino que actualmente utiliza parte de la bodega de carga de los vuelos comerciales, ya que los modelos de aviones que se incorporan al mercado ofrecen prácticamente una multifunción pasajeros/carga. De manera que, en la actualidad, la capacidad operativa de las plataformas aeroportuarias más destacadas sigue teniendo amplio margen de crecimiento en el sector carga.

El pasado año los aeropuertos españoles movieron 1,01 millones de toneladas, un 9,9% más. Madrid-Barajas encabeza el ranking seguido, con 518.00 toneladas movidas (9,9%) de Barcelona-El Prat  con 173.000 toneladas. El tercer lugar lo ocupa Zaragoza con 166.000 toneladas (10,8%), el aeropuerto que más crece en este sector (17%).