J.A. DOMÈNECH
01/08/19

En junio del 2016, la Terminal Intermodal Monzón (TIM) recibió  el primer tren de cereal procedente del Puerto de Tarragona. La composición formada por diez vagones transportó un total de 500 toneladas de trigo del grupo Mazana destinadas a la fabricación de pienso de consumo animal. Aquel primer paso supuso el inicio de un proyecto logístico de gran envergadura, y una experiencia intermodal pionera.

El Puerto  trabajaba entonces en ampliar su hinterland agroalimentario, introduciendo el ferrocarril en unos tráficos en los que la infraestructura tarraconense es líder, para llegar a su zona de influencia. Sin embargo, la puesta en marcha de este servicio de forma más continuada tuvo que esperar a enero del 2018, con un primer tren de 700 toneladas que salió desde el muelle de Aragón. A este convoy le siguieron otros nueve, que tampoco tuvieron continuidad. “Se trataba de una fase en pruebas, dado que no teníamos la estructura plenamente adecuada”, explican a Tarragonaport fuentes de la sociedad Samca, titular de la TIM.

La nueva AgroTIM estará totalmente operativa en septiembre.

La TIM dispone de dos apartaderos en el polígono de La Armentera en Monzón. Por una parte, el más antiguo, especializado en contenedores, y uno anexo, centrado en agroalimentario. Con el fin de potenciar este último, que se denomina AgroTIM, Samca decidió acometer obras de ampliación y mejora de sus instalaciones, invirtiendo 4,5 millones de euros. La remodelada terminal estará plenamente operativa el próximo mes de septiembre. “Las obras de adecuación están prácticamente finalizadas y únicamente falta la puesta a punto de la terminal”. Samca prevé que “las operaciones con el Puerto de Tarragona se reanudarán durante el mes de septiembre”.

La adecuación de AgroTIM ofrece una capacidad de hasta 4 trenes diarios, con una  velocidad de descarga de 250 toneladas/hora.  La terminal permite el transbordo directo de tren a camión o de tren a almacén. La capacidad de almacenaje es de 6000 toneladas con 5 segregaciones.

El interés por operar en la TIM ha abierto negociaciones para entrar en su accionariado. Las más significativas son con el Puerto de Tarragona y el de Barcelona. El primero, motivada por su especialidad agroalimentaria, mientras que la Autoridad Portuaria de Barcelona busca ampliar su espacio de influencia en el capítulo de contenedores, una de las especialidades de la TIM, y con la que ya viene operando un tráfico regular de TEUs. Igualmente, otros operadores estudian entrar en el accionariado de la terminal, de la que Renfe Mercancías ya posee un 10%. En estos momentos, “las partes están trabajando en dar forma a este entramado de participaciones y ver su encaje jurídico”, señalan desde Samca. En todo caso, la compañía zaragozana mantendría la mayoría del capital en la TIM.

La participación en la TIM es de especial relevancia para el Puerto de Tarragona, ya que afianza su liderazgo en agroalimentario, pero es también una pieza fundamental en la ampliación de su hinterland, en el que el enclave viene trabajando desde hace años. Así, por ejemplo, el Puerto negocia actualmente su participación en el puerto seco de Caspe, en el que tendría un área especializada en logística del cereal. Igualmente, está en marcha su inversión externa más importante, como es la de Puerta Centro, en Guadalajara, una plataforma logística en la que la Autoridad Portuaria de Tarragona tiene 150.000m2, y que prevé inaugurar el próximo año.