TARRAGONAPORT
29/07/2019

Adif iniciará durante los primeros días del próximo mes de agosto la primera fase de las actuaciones para la implantación del ancho internacional en el tramo Castellbisbal-Martorell, con lo que se da un impulso a un proyecto esencial para el desarrollo y configuración del Corredor Mediterráneo en Cataluña. El presupuesto de ejecución de obra es superior a los 64,1 millones de euros.

La primera fase de las obras, que no genera afecciones al tráfico ferroviario de viajeros, se concentra en la renovación de vía del ramal de acceso a la factoría de Seat en Martorell para la sustitución de traviesas y carril y en la adecuación de la seguridad del túnel a la normativa vigente. Además, se van a iniciar los trabajos para la rehabilitación del antiguo túnel de Castellbisbal, actualmente sin servicio.

El Corredor en Catalunña ya empieza a ser una realidad.

De forma paralela, Adif sigue avanzando el proceso de análisis, en consultas con las empresas ferroviarias, del conjunto de alternativas con el objetivo de reducir en la medida de lo posible las afecciones a la circulación en el tramo Sant Sadurní d’Anoia-Martorell-Castellbisbal, dado que algunas fases de las obras presentan una gran complejidad técnica.

Ello está derivado de las actuaciones necesarias para adecuar la estructura de los túneles de Castellbisbal y Martorell a las dimensiones y requerimientos técnicos de interoperabilidad, de seguridad y del tercer carril.

La adaptación del tramo Castellbisbal-Martorell al ancho internacional es una actuación esencial para el desarrollo del Corredor del Mediterráneo, ya que permitirá enlazar en ancho estándar los tramos ya realizados entre Castellbisbal y la frontera francesa con los que actualmente se encuentran en ejecución entre el Nudo de Vila-seca, Sant Vicenç de Calders y Martorell y en las diferentes Comunidades Autónomas que forman parte del Corredor.

Por tanto, es la conocida como Puerta a Europa de este proyecto estratégico para la dinamización socioeconómica del arco mediterráneo y su área de influencia, mediante la potenciación del tráfico de mercancías, entre otros beneficios.

Este proyecto incluye la realización de todos los trabajos de construcción y de ingeniería civil necesarios para llevar a cabo las obras en el tramo de vía doble y aproximadamente 11 km de longitud, que incluye también las estaciones de Castellbisbal y Martorell.

Además, se implantará el ancho mixto en las vías de apartado 4, 6, 8 y 10 de la estación de Castellbisbal, así como en los ramales de unión entre esta estación y la línea Castellbisbal-Mollet (que ya dispone de ancho mixto). De igual modo se procederá a la renovación e implantación del ancho mixto en el ramal de acceso a la factoría Seat-Martorell, incluyendo tres vías de la estación.

También se renovará parcialmente la vía en la estación de Castellbisbal, que da acceso a las factorías de Celsa-Gonvarri-Gonvauto. Al mismo tiempo, se llevarán a cabo una serie de actuaciones para mejorar la funcionalidad ferroviaria de la línea.

En la estación de Castellbisbal se ampliará la longitud de las vías de apartado y se crea una nueva vía (vía 10) de estacionamiento. Entre otras infraestructuras, se creará un nuevo paso bajo la autopista AP-7, además de la prolongación de los pasos inferiores en los puntos kilómetros 75/670 y 76/682 y se actuará sobre los túneles en servicio de Castellbisbal y Martorell para adaptarlos a las nuevas condiciones de explotación.

Por otra parte, se recuperará y renovará el antiguo túnel de Castellbisbal, actualmente fuera de servicio, para incorporarlo a la red de explotación y crear una tercera vía de circulación que conectará la estación de Castellbisbal y el viaducto del Llobregat, situado en las inmediaciones de Martorell.