J.A. DOMÈNECH
15/07/2019

El Ayuntamiento de Caspe (Zaragoza) tiene previsto que la Autoridad Portuaria de Tarragona  (APT) ocupe un 5% del total de la superficie de su futura terminal intermodal de Caspe, que se ubicará en el polígono El Portal, y que prevé su entrada en funcionamiento a finales del 2021.

El puerto seco de Caspe, denominado técnicamente Operador Primario del Ebro, ocupará una superficie de 5,6 hectáreas, en una primera fase, que es la que ha de acoger la infraestructura del Puerto de Tarragona.

 

El puerto seco de Caspe será una realidad a finales del 2021 (foto Google)

Con una inversión de 8,6 MEUR, este proyecto público-privado cuenta con la participación del Gobierno de Aragón, del Ayuntamiento de Caspe y del Puerto de Tarragona, que desde un inicio mostró interés en posicionarse en este enclave para ubicar un enlace directo a través de una terminal intermodal, que conectaría por vía férrea Caspe con el Puerto de Tarragona. La iniciativa privada, por su parte, está constituida por todas las empresas que se ubicarán en este complejo industrial.

Según ha manifestado a este medio la alcaldesa de Caspe, Pilar Mustieles, “nos encontramos en la recta final del proyecto;  y ya contamos con una reserva de espacio de cerca del 70%, lo que valoramos muy positivamente”. El interés del sector privado ha procurado que la influencia de esta plataforma logística, especializada en agroalimentario y en carga general, “interese a empresas ubicadas en una radio de unos 80 km alrededor de Caspe”.

Respecto a la participación del Puerto de Tarragona, “tenemos previsto que ocupe un 5% de la superficie habilitada, pero el Puerto todavía no ha definido el montante de la inversión de la que se hará cargo”, explica la alcaldesa. “Aunque la parte más importante de esta inversión la asumirá el sector privado”, matiza. Por su parte, fuentes de la APT, señalan a Tarragonaport.com, que “hemos mantenido contactos con Aragón Plataforma Logística (APL) para evaluar posibilidades, pero todavía no hemos concretado nuestras acciones”.

En la teoría, la idea del Puerto de Tarragona ha sido desde un inicio la de participar en este proyecto con el fin de instalar en él una serie de nueve silos que serían capaces de almacenar hasta 6.000 toneladas de grano así como la construcción de un ramal de entrada para los trenes, que conectaría con la vía férrea Caspe-Tarragona, y dos vías de descarga en paralelo. Siguiendo con esta proyección teórica, esta estructura podría dar pie a ser utilizada por un tren de mercancías especializado, con 16 vagones de 80 toneladas cada uno. Esto permitiría el almacenamiento y distribución de cereal a toda la Comunidad Autónoma de Aragón, que hasta el momento debe ser transportado desde el Puerto en camiones.

Con respecto a la gestión de la terminal, todo parece indicar que será privada, ya que el estudio de viabilidad e impacto, que en su día elaboró la Universidad de Zaragoza, contempla la rentabilidad de su uso. En ese sentido, dicho informe recoge  que solo para las principales empresas de porcino “el ahorro ascendería anualmente a 1.463.306 euros en un escenario menos favorable y de 1.869.849 euros en un escenario más realista”.